viernes, 9 de enero de 2015

Meditación de renacimiento natal

Sentado en postura fácil (piernas cruzadas) con la columna recta, brazos a los costados flexiona los codos llevando las manos a la altura del plexo solar, palmas hacia arriba. Cierra dedos índice y medio de cada mano enrollándolos hacia las palmas y apoya el pulgar sobre ellos para sellar el mudra; mantén los otros dedos extendidos pero relajados apuntándose ente sí sin tocarse.

Inhala y exhala a través de la boca abierta creando el sonido “AKKKKKKKHHHHH…” en la garganta. El ritmo es rápido, aproximadamente 40 inhalaciones por minuto por 3 minutos.

Luego inhala y cierra la boca y los dientes, suspende la respiración por dentro 20 segundos y exhala. Repite dos veces más, sintiendo en la última retención de aire que tu respiración circula por todo el cuerpo.

Para terminar simplemente sonríe silenciosamente por 2 minutos y luego ríe gentilmente por 3 minutos más.

Comentarios: no saltes a la actividad luego de esta meditación por al menos 10 minutos. Esta meditación implica reducirte al tamaño de un espermatozoide. Te permitirá deshacerte de mucha basura. Mientras estés sonriendo no pienses en nada más que en aquello que te haga sonreír. Siéntete bien, siéntete elevado, siéntete dichoso. Esto va a recuperar totalmente tu personalidad. Dentro de esta energía tenemos que sanarnos totalmente –el ser triste, el ser destructivo y el ser negativo. Cuando estés riendo, que sea como si estuvieras viendo suceder algo maravilloso y tu lo estás disfrutando.


Fuente: Libro “Relax and renew” de Gururattan Kaur Khalsa y Ann Marie Maxwell